MITOS SEXUALES

21:05:00

Tanto a hombres como a mujeres nos encanta hablar por hablar y comentar nuestras experiencias sexuales. Pero puede que entre tanto parloteo nos estemos perdiendo un poco.
Los mitos sexuales son inevitables. Existen muchos prejuicios respecto a este tema y, en general, tendemos a aceptarlos como válidos y actuar en base a ellos.
 La mayoría de estos provocan prácticas sexuales poco sanas y que nos confunden, haciendo las cosas más complicadas de lo que realmente son.


1. La marcha atrás para evitar los embarazos

Sí, sabemos que está todo controlado y que no pasa absolutamente nada, pero realmente esta práctica, que consistente en sacar el pene de la vagina cuando se va a eyacular y arrojar el semen fuera, conlleva un índice de peligrosidad muy alto.

La eyaculación es un acto reflejo, no un proceso voluntario o cerebral. La sensación de que se va a eyacular es inminente y hay menos de dos segundos para reaccionar y dar marcha atrás. Parar antes de este momento de clímax es complicado, sencillamente, porque no apetece.


2. ¿El tamaño importa?

La eterna pregunta que los hombres no saben responder y que divide a las mujeres de todo el mundo. El tamaño del pene y si éste condiciona el placer durante el coito es una cuestión que debatimos desde la prehistoria sexual.
Los expertos dicen que un hombre bien dotado
no tiene por qué ser mejor a la hora de la penetración o de cualquier otra práctica que implique al falo y las relaciones heterosexuales. Un pene de tamaño modesto también puede fácilmente estimular la entrada de la vagina. Es innegable que en este debate cuenta mucho el valor psicológico que le damos a un gran falo, pero en lo que todos debemos coincidir es que la obtención de placer es sobretodo una cuestión mental y que lo más importante es que exista deseo y complicidad.


3. El condón molesta

Existe una opinión generalizada respecto al uso del condón que lo critica por resultar molesto. Siempre escuchamos eso de “el condón ajusta, no siento nada con él”. Tanto hombres como mujeres, aunque son ellos los que lo rechazan con más furor, coinciden en que el preservativo resta sensibilidad y es incómodo.



Pero estas son excusas que no sirven para negar su eficacia a la hora de prevenir, no sólo un embarazo no deseado, sino el contagio de las enfermedades de transmisión sexual.

Para combatir estas opiniones, las compañías dedicadas a la producción de profilácticos han creado un universo de condones divertidos y placenteros, desde los que son de sabores y olores a aquellos con estrías que garantizan el aumento de las sensaciones.


4. Las prefieren rubias

En un estudio realizado en el año 1929 por la revista Modern Mechanics, dos estrellas de cine de la época, una morena (Raquel Torres) y otra rubia (Anita Page) realizaron una serie de ejercicios en los que se les midió la respiración y la presión sanguínea.

La comparativa de los resultados determinó que la actriz rubia tenía la respiración y la tensión más estable que la morena, lo que dio lugar a una “teoría científica” que intentaba explicar ese mítico: “Los caballeros las prefieren rubias”. Lo que está claro es que desde 1929 ha pasado mucho tiempo, que los tintes se han perfeccionado y que la mujer ha conseguido crear sobre sí misma otros valores por los que un hombre puede sentirse atraído por ella. Rubias, morenas o pelirrojas, la sensualidad de una mujer se cuenta ahora por muchas otras cosas.


5. La píldora del día después

El recurso de todas las adolescentes que no saben lo que es un anticonceptivo y la salvación de aquellas que han pasado por la mala experiencia de que éste falle. La píldora del día después es un anticonceptivo de emergencia que evita el embarazo en un alto porcentaje.

Pero se debe advertir que no es un remedio milagroso al que nos podemos aferrar para no asumir las prevenciones sexuales. Se tiene que tomar lo antes posible, hasta un máximo de 72 horas tras haber realizado un coito sin protección, ya que su eficacia se reduce con el tiempo.


6. ¿Es bueno fingir un orgasmo?


Siempre que iniciamos una relación con una pareja hacemos todo lo posible por agradar y ser amable. Quizás por ello sea común que la mayoría de las mujeres finjan sus orgasmos cuando mantienen las primeras relaciones, buscando así que el hombre se sienta bien y no se vaya y evitando la vergüenza que supone dar explicaciones de cómo hacer las cosas.

En cuanto a ellos lo que les ocurre es que la ansiedad no les permite eyacular y prefieren que las mujeres no lo sepan. Estas actitudes son hasta cierto punto comprensibles pero de ningún modo productivas. Si no se llega a un punto de confianza tal que sea posible hablar las cosas de un modo sincero y natural, es muy poco probable que la pareja evolucione en este sentido y se estanque en una práctica monótona y falseada.


7. La vida sexual del soltero

Tendemos a pensar que los solteros llevan una vida sexual mucho más activa e interesante que los casados. Puede que en muchos casos esto sea cierto pero varios estudios han demostrado que el ritmo entre casados y solteros no es tan diferente.

A juzgar por los resultados obtenidos, estar casado es sexualmente más productivo que estar soltero. Si nos detenemos en la frecuencia de sus relaciones, un 80 por ciento de los casados hace el amor todos los días, varias veces por semana o al menos una vez por semana, mientras que tan sólo un 50 por ciento de los solteros tiene esa suerte.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMANTICAS (IX)

Llega octubre, un mes que a mi particularmente me encanta, y con ellos nuevas novedades, nuevas historias, nuevos personajes. Aquí os dejam...

Subscribe