CONSEJOS Y EJERCICIOS PARA FORTALECER EL SUELO PELVICO

17:31:00


Muchas mujeres con el paso de los años y el peso de los embarazos, acaban sufriendo el descolgamiento del suelo pélvico.
 Al menos una de cada cuatro mujeres sufren en silencio lo que conlleva el descolgamiento del suelo pélvico o la falta de musculatura.

“Hasta hace 20 años imperaba la idea de que había poco o nada que hacer para combatir la incontinencia urinaria. Si se abordaba, era con tratamientos agresivos y no siempre eficaces”.

Gracias a Dios las cosas hoy en día son diferentes a cómo eran hace 20 años. Hoy disponemos de una amplia gama de opciones para combatirlo con éxito.
Pero aun con todos estos avances médicos, pocas son las mujeres que viviendo esta situación acuden al ginecólogo en busca de una solución. “Solo el 8% de nuestras consultas son específicamente por este motivo, pero si indagamos un poco, este problema le tienen más del 20% de nuestras pacientes”.

AFECTA A TU CALIDAD DE VIDA
Para la International Continence Society, que agrupa a expertos mundiales en la materia, la incontinencia es el malestar que provocan los escapes involuntarios. Lo preocupante no son las fugas, que podrían controlarse con los excelentes productos absorbentes que existen en el mercado. Lo que importa es que se convierte en un problema que afecta a la calidad de vida, el bienestar e, incluso, a la salud mental de quienes la sufren porque afecta a la autoestima. Y es un problema femenino, que sufre al menos una de cada cuatro a partir de los 35 o 40 años. Una de cada dos desde los 65 años.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La incontinencia urinaria involuntaria se debe al deterioro de la musculatura de suelo pélvico o periné, que rodea el aparato ginetourinario y que por diferentes motivos deja de estar lo suficientemente fuerte o tonificada como para mantener una respuesta automática, que nos permite controlar la orina. Los principales factores de riesgo para la mujer son además de la edad, son los siguientes:

  • El peso de los embarazos y el esfuerzo del parto, sobre todo si han sido niños muy grandes.
  • Una fase expulsiva del parto especialmente lenta y larga.
  • Atravesar por la menopausia.
  • Tener sobre peso.


 COMO RECONOCER QUE TIENES INCONTINENCIA DE ESFUERZO
 Las pérdidas se producen cuando realizamos una actividad que implica una sobrecarga muscular: toser, reír, correr, gritar, estornudad, saltar, etc… En un principio son unas gotas que se escapan en momentos puntuales, sobre todo si la vejiga está llena, pero con el tiempo empero y puede llegar el momento en el que el simple hecho de estornudad o reír tengan por consecuencia que la vejiga se vacié por completo.

 SOLUCION
La fisioterapia es una gran ayuda, todas las mujeres deberían empezar a ejercitar su musculatura pélvica a los 20 años como medida preventiva, a través de unas series de ejercicios, muchos de estos ejercicios se aprenden en las clases de preparación al parto o en el posparto. En los casos más leves, la recuperación suele ser total. En casos más avanzados, todo depende de múltiples factores, aunque si se realizan los ejercicios se hacen a diario los resultados suelen ser bastante positivos.
Cuando la incontinencia es grave la opción es recurrir a la cirugía. Existen intervenciones quirúrgicas poco agresivas, fundamentalmente la colocación de mallas (o redes) que sujetan los músculos para que recuperen su funcionalidad. Se trata de operaciones sencillas, que no suelen requerir hospitalización.

 EJERCICIOS DE KEGEL
 “Los ejercicios de Kegel pueden cambiarlo todo.”

 CONOCE LOS MUSCULSO AFECTADOS

  • Esfínter uretral: Lo forman los músculos que contraes cuando intentas aguantar la orina.
  • Esfínter anal: Cuando intentas evitar la salida de un gas, apretando el ano hacia dentro y arriba, trabajas el anal.
  • Esfínter vaginal: Y si piensas en qué músculo activarías para retener un tampón que busca salirse, es cuando tomas consciencia del vaginal.


ADOPOTA UNA BUENA POSTURA Existe una relación directa entre una buena postura y el éxito de los ejercicios. Por ello, siéntate en una silla con los pies planos en el suelo y los talones bien apoyados. Debes sentir la pelvis centrada, que no caiga ni hacia delante ni atrás. Alarga la columna desde esta posición, como si un hilito invisible tirara de ti desde el centro de tu cabeza.

 RELAJA Y CONTRAE LA MUSCULATURA DEL SUELO PELVICO Uno a uno. Empieza contrayendo el esfínter uretral. Cuenta 5 segundos y relaja 10 segundos. Repite 10 veces. Haz lo mismo con el resto de esfínteres. Todos. Haz una contracción como las anteriores de los esfínteres a la vez. Repite 5 veces. Luego haz contracciones rápidas de un segundo y relajando un segundo.


You Might Also Like

2 comentarios

  1. Me encanta como te han quedado los ejercicios y el uso tan bueno y variado que les damos porque así nos ayuda a conseguir un suelo pélvico perfecto para dar a luz sin demasiado dolor, gracias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Será algo que voy a ir mejorando poco a poco porque llevo unos días mejorando y quiero hacerlo progresivo, gracias!

    ResponderEliminar

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMANTICAS (IX)

Llega octubre, un mes que a mi particularmente me encanta, y con ellos nuevas novedades, nuevas historias, nuevos personajes. Aquí os dejam...

Subscribe