CUANDO LA REALIDAD SE CUELA EN TU VIDA

2:53:00

Llega un momento en el que todos nos preguntamos ¿abre hecho lo correcto? ¿Le di demasiada importancia a la persona/as que no de vi dárselas? ¿Tome la mejor decisión? ¿O solo creí que en ese momento era lo mejor?
Ese instante llega cuando menos te lo esperas, como una ráfaga de aire frio que te hace abrir los ojos y darte cuenta de muchas cosas, te hace valorar lo que tienes, lo que dejaste marchar y lo que perdiste. Y aunque muchas de las cosas que perdiste y dejaste marchar, todavía hacen que tu corazón y tu alma sufran cuando las recuerdas, sabes que tu decisión fue la acertada, que antes de mirar por ti y ser egoísta pensaste en la felicidad de la persona a la que dejabas marchar.
Es en ese instante, cuando abres los ojos, cuando te planteas muchas cosas, puede que personas que conoces desde siempre sean completos desconocidos, y que personas que conoces de hace relativamente poco tiempo, sean los mejores confidentes donde refugiarte en los momentos más tristes. Pero también puede ocurrir que esas amistades no sean lo que realmente pensabas, solo fueran una cortina de humo, un salvavidas en un momento adecuado, una vía de escape, nada más.

Puede que muchas veces lo más doloroso se acabe tornando en un recuerdo dulce y agradable y que a su vez un bonito recuerdo se acabe transformando en algo doloroso y amargo, pero así son las cosas, no podemos cambiar nuestro pasado, no podemos decidir cómo sucederán las cosas. No podemos elegir cuando encontraremos a sea personas, a ese uno por ciento que nos completara y nos hará olvidarnos de todos los momentos malos. No podemos elegir cuando terminan los momentos malos y cuando empiezan los buenos. No somos nosotros los que decidimos que personas son las que nos hieren y decepcionan y cuáles son las que cuando tropezamos nos tienden su mano para ayudarnos a seguir. Solo podemos decidir que personas queremos que estén en nuestra vida y cuáles no.

Es duro darse cuenta de ese tipo de cosas, es duro pensar que la realidad es así, que no todo es un libro y que la vida no se detiene por un mal día. La vida sigue y nosotros seguimos con ella por duro que sea lo que estemos viviendo en ese momento, por duros que sean los recuerdos, por duras que sean las perdidas. Siempre quedara alguien que te ayude a secarte las lágrimas y te hará sonreír, alguien que te apoyara y no te fallara.
Cuando te des cuenta de quién es esa persona en tu vida, aférrate a ella y agradécele que forma parte de tu vida, pero sobre todo devuélvele a esa persona todo lo que te dio, dale tu apoyo cuando más lo necesite, tus palabras y consejos en momentos difíciles y tus abrazos cuando más los necesite.

No podemos anticiparnos a muchas de las cosas que nos pasaran, a veces la vida nos parece injusta, pero tenemos que aprender apreciar que si las cosas suceden así, por algo es.

Aunque no siempre estemos de acuerdo con la manera en la que sucedan las cosas, no hay que desaprovechar los momentos que tenemos, esta no es una historia mas, es nuestra historia.
Una historia que puede ser duradera y única, pero también puede ser muy rápida y cuando menos te lo esperas se termina.



You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMÁNTICAS (III)

Se acerca el final de febrero y con ello un nuevo mes y nuevas novedades, nuevas lecturas y nuevas incorporaciones a esa lista intermin...

Subscribe