HABLEMOS DE COBARDÍA...

11:30:00

Si buscamos en el diccionario la definición de cobardía encontraremos esto:
  1.        Miedo o falta de valor ante situaciones difíciles, peligrosas o que conllevan ciertos riesgos.
  2.        Acción propia de un cobarde.


Teniendo en cuenta estos términos podemos llegar a ciertas conclusiones. Todos en algún momento de nuestra vida somos cobardes… A excepción de los niños que no le temen a nada.
A donde quiero ir a parar es a que cuanto más mayores nos hacemos más cobardes nos vamos volviendo y hablo en primera persona porque yo me incluyo en ellos.
Pasan los años y por circunstancias de la vida nos volvemos más cobardes y empezamos a temer a todo y a lo primero a lo que tememos es a vivir sin miedo. Tengo claro que esta vida es muy puta y nos sorprende muchas veces con golpes y lo que hacemos en vez de aprender de los errores y de los golpes es agachar la cabeza y meterla bajo tierra como los avestruces.
En este caso, hablemos de sentimientos. Nos rompen el corazón una y mil veces y eso nos hace echar el freno y empezar a vivir a medias.
Empezamos a tener miedo a vivir plenamente, miedo a darlo todo, miedo a apostar el corazón por temor a que nos lo partan en muchos más trocitos y no tener pegamento para volver a soldarlos, miedo a expresar nuestros sentimientos y a decir te quiero, porque si hay algo que he visto y ya no hablo solo por propia experiencia es que el amor asusta. No decimos esas palabras por miedo a asustar a la otra persona por que ya implique algo más de compromiso. Por ese motivo muchas veces empezamos a vivir a medias. En el caso de expresar nuestros sentimientos que a lo que yo voy, nos empezamos a callar cosas que nos queman en la punta de la lengua y nos hacen daño en la garganta…
Podemos pensar que lo que no llegamos a decir terminar muriendo ahí y lo que en realidad pasa es que esos sentimientos no expresados no mueren, si no que nos acaban matando. Debemos quitarnos el filtro de la cabeza y dejar que salga la vomitera. Debemos empezar a gritar a los cuatro vientos esos TE QUIERO tan grandes y debemos dejar de temer a esas palabras. Y yo concretamente debería empezar a aplicarme el cuento porque soy cobarde también y me falta valor. Hoy me emborracharía solo para llamarte y decirte todo lo que he callado durante este tiempo. Pero en vista de que la resaca me puede durar varios días y a lo cobarde que admito que soy, aquí lo dejo escrito por si esa persona llega a leerlo.
TE QUIERO, así en letras mayúsculas, bien grande, con colorines y purpurina, porque las palabras y la expresión ya se quedan cortas para expresar los sentimientos.

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMÁNTICAS (III)

Se acerca el final de febrero y con ello un nuevo mes y nuevas novedades, nuevas lecturas y nuevas incorporaciones a esa lista intermin...

Subscribe