10+1 CANCIONES IMPRESCINDIBLES EN MI VIDA (ANA CANTARERO)

10:00:00

Como ya os decía hace algunas semanas, esta sección que empezó siendo un post independiente ha pasado a ser un pequeño proyecto en el cual muchos escritores compartirán cada semana un pedacito de ellos con todos nosotros. Esperamos que os guste y que disfrutéis con las canciones de Ana tanto como yo cuando las leí.

Cada mañana, me despierto con Killing in the name de Rage Against the Machine sonando en mi móvil. Aquellas noches en las que no puedo dormir, mi chico me canta con su guitarra un clásico: Yesterday de los Beatles. Tampoco sé escribir en silencio, así que torturo a mis vecinos con la radio a todo volumen durante más de ocho horas al día. (Os pido perdón desde aquí).

A lo que iba. La música forma parte de mi rutina desde mmm… déjame pensar… ¿el pleistoceno? Debido a esta afición mía y a otro millón de razones más, me enamoré de un ex músico: mi marido. Y, sin duda, es la causa principal por la que cada renglón de Miss Zapatos de Lujo esconde una melodía. Sinopsis de la novela Reseña de la novela

Mis 10 + 1 canciones imprescindibles en mi vida están ahí, en mi primera novela. Pero las 10 + 1 canciones que realmente escribieron algunos pedacitos de mi historia están AQUÍ, para vosotras en esta lista. Espero que disfrutéis de todas ellas.

DON’T STOP ‘TIL YOU GET ENOUGH (Michael Jackson)
 Pasé la mitad de mi infancia en la biblioteca, el único lugar seguro en un barrio humilde y sacudido por las drogas. El tiempo restante (glups) bailaba frente al espejo de mi habitación imitando a Michael Jackson. A los 8 años me convertí en una fan incondicional del cantante. ¿Mi disco favorito? Off the wall (siempre he creído que Thriller fue sobrestimado). ¿Mi tema quita-penas? El Don’t stop ‘til you get enough.
Casi cuarenta años después de su publicación todavía recurro a ella en el coche, cuando mis hijos parecen deprimidos por ir al cole. Con ellos funciona unas veces, sí; y otras veces, no. A mí, sin embargo, siempre me pone de muy buen humor.   

 LIKE A VIRGIN (Madonna).
 El tema que lanzó al estrellato a la reina del pop significó en mi vida el principio de un final: el de mi infancia. Sustituí los lazos en el pelo por un horrible cardado y los calcetines de puntilla por las calzas encima de la rodilla. Por aquella época, también descubrí que mi falda de tablas resultaba mucho más sexy si la doblaba por la cinturilla y que el espejo del ascensor era el tocador perfecto para inundar mis ojos con kilos de kohl. Soñaba con ser una “chica mala”, aunque confieso que por más empeño que puse nunca lo fui.

 MANIAC (Michael Sembello, BSO de Flashdance).
 La lectura es mi refugio; escribir, mi escapatoria y el deporte me conserva el equilibrio mental. Gracias al baile, descargo toda la tensión acumulada durante el día: cualquier problema se hace más pequeño, el contador de mi cerebro se pone a cero y experimento una sensación de libertad plena. La canción de Flashdance tiene el ritmo de locura perfecto para mí y su letra, sobre la superación personal a base de esfuerzo y trabajo constante, hermana con mi manera de pensar. Sip, soy “muy maniac”, lo reconozco.

 JE T’AIME…  MOI NON PLUS (Serge Gainsbourg & Jane Birkin).
 Los críticos la consideran como la mejor canción de amor de la historia. En mi opinión, el mérito de Gainsbourg fue convertir el sexo en música. Un himno en toda regla de la libertad sexual.
 El responsable de que sonría cada vez que escucho los gemidos de Birkin y su “te quiero… yo tampoco” fue un chico al que conocí durante unas vacaciones estivales. Ambos teníamos 15 años cuando nos presentó una amiga. Con sus pintas hippies, el símbolo de la paz colgado al cuello, una timidez enternecedora y ese parecido estudiado a John Lennon despertó mi curiosidad por completo.
 A partir de ese día nos convertimos en amigos inseparables. Sí, para mi desgracia, solo amigos. Él nunca movió ficha y yo, fiel a las enseñanzas puritanas de mi madre, ni me planteé tomar la iniciativa. Llegado el momento de la despedida (aguacero lacrimógeno en mi caso) me pidió que mantuviéramos el contacto por carta. Os vais a reír pero le confesé uno de mis peores defectos de por aquel entonces: «no te prometo nada porque soy demasiado vaga para escribir». Nivel de sinceridad: top.
 Un mes después —calculo que a finales de septiembre— recibí un pequeño paquete al regresar de clase. El sobre contenía únicamente un cassette virgen con su nombre escrito en la carátula. Emocionada puse la cinta en mi equipo y bueno…, ya os imagináis la canción que empezó a resonar en mi dormitorio a mil decibelios: Je t’aime… mou non plus. Me pasé el resto de la tarde llamándome estúpida-estúpida-estúpida una y otra vez.


 EVERY BREATH YOU TAKE (The Police)
 Temazo donde los haya y la canción decisiva a mis 21 años. Me la cantó mi novio de por aquel entonces, sentado en la cama frente a mí, con su guitarra apoyada en el regazo mientras yo dormitaba. Cuando terminó su mini-concierto y me contempló expectante con sus ojos verdes maravillosos, sentí unas ganas locas de declararle mi amor eterno. Sin embargo, las palabras que salieron por mi boca sonaron muy distintas. «Seguro que no soy la primera chica a la que le tocas esa canción», refunfuñé.
 El muy canalla se echó a reír. Ocho años después nos casamos y todavía, seguimos en ello.

 WHERE DID YOU SLEEP LAST NIGHT (Nirvana)
 La banda liderada por Kurt Cobain se merece una mención de honor en esta lista y, sobre todo, en mi vida. Sin su música, probablemente jamás habría escrito la historia de Marta y Nick en Miss Zapatos de Lujo. Habría sido otra historia, otros protas y otro título. O nada. Folio en blanco.
 Amo todas y cada una de las canciones de Nirvana, así que seleccionar una sola me ha dado más dolores de cabeza que elegir el nombre de mis hijos. Al final me he decantado por esta versión de My girl, una canción folk americana tradicional y que Cobain bordó en el unplugged de la MTV poco antes de morir.
 Existen infinitas interpretaciones sobre su letra. Algunos críticos dicen que el tema original trata de un padre que canta a su hija cuando esta desaparece, tras haber presenciado el suicidio de su marido bajo las vías de un tren. Otros aseguran que la adaptación que interpretó Cobain habla de la traición sentimental y el consecuente suicidio. Sea cual sea el mensaje oculto, yo me quedo con ese grito desgarrador del músico en el último estribillo; con el dolor casi palpable y la frustración de un hombre atormentado. Imaginaos en un bosque oscuro, rodeadas de pinos e incapaces de ver la luz del sol. Así se siente un enfermo de depresión, un amante traicionado o una madre cuando pierde a su hija.


CHANDELIER (Sia)
 Regresamos al presente. Cuando escuché por primera vez Chandelier y contemplé a su mini-yo traduciendo en movimientos el delirio y sufrimiento por el que había pasado la cantante… ¡guau! entré en shock. Descubrir a Sia fue algo parecido a encontrar un manantial de agua en un desierto musical de muchos años. Hacía tiempo que ningún artista o banda me sorprendía. Si tenéis un rato, escuchad todos sus discos (no solo los hits que suenan en la radio). Os vais a enamorar de la capacidad vocal de esa mujer y la asombrosa versatilidad en su composición.

ROLLING IN THE DEEP (Adele)
Una amiga mía siempre dice que si no has cantado una canción de Adele a pleno pulmón a solas en tu casa o mientras conduces en el coche, no eres de este mundo. En mi caso, doy fe que soy humana y que canto los temas de Adele siempre que cocino. Y odio cocinar.
Alguna vez me he atrevido con Rolling in the Deep acompañada de mi chico a la guitarra y… ¡¡hoooorrroooor!! Mi familia recuerda estos episodios como un atentado demoniaco contra sus oídos. Ahora, cuando quiero que mis hijos obedezcan, amenazo con cantar Hello delante de sus amigos. Mano de santo, madres.


UPTOWN FUNK (Mark Ronson & Bruno Mars )
¿Asociáis canciones con personas? Yo lo hago continuamente. Uptown funk pertenece a la banda sonora de mi grupo de amigas. Si suena en mi casa a todo volumen mientras me arreglo para salir, mi chico asume que esa noche lo mejor es que no me espere levantado.

 STAY (Rihanna ft Mikky Ekko)
 Aunque esta playlist aparente lo contrario, NO. SOY. MUJER. DE. BALADAS. Si entro en modo sensiblero trato de salvarme con música cañera y alegre. Stay es la excepción. No puedo escapar de ella. Supongo que su letra me toca la fibra; que expresa aquello que todas hemos querido decir alguna vez al hombre que amamos, aun sabiendo que era demasiado arriesgado. Sí, queridas, hablo de ese “quédate conmigo”, dos palabras que nos hace VALIENTES y VULNERABLES al mismo tiempo. Yo lo llamo el doble V del amor.

SEVEN YEARS (Lukas Graham)
Todavía no sé si se convertirá en una canción imprescindible en mi vida pero cada vez que suena en la radio, me hace ser consciente del paso trepidante de los años. Si cierro los ojos, parece que fue ayer cuando era sólo una niña y cuando los abro, me encuentro frente a frente con dos personitas que han salido de mi vientre; dos personitas que se empeñan en crecer más rápido de lo que a mí me gustaría.
Y 7 years también me recuerda a mis abuelos, a todo el amor y admiración que sentía por ellos. Y me quedo muerta porque de pronto descubro que deseo profundamente ser la abuelita de alguien. Y entonces, se me empieza a ir la olla. Sueño con mi chico, su pelo ensortijado bañado de canas, él tocando la guitarra rodeado de nuestros nietos; y yo, a su lado, transformada en pasa pero feliz, “contando” estas diez más una canciones que he compartido con vosotras.  Y otras tantas que me faltan por contar.
Y cuando 7 years llega a su final siempre pienso lo mismo: «ojalá, yo fuera una canción», porque ¿sabéis algo? Las canciones son eternas y reconozco que a mí me encantaría sonar eternamente en la sonrisa de la gente que amo.

Ana Cantarero

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Me encantan las canciones! Y la sección me parece muy entretenida y original.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMÁNTICAS (III)

Se acerca el final de febrero y con ello un nuevo mes y nuevas novedades, nuevas lecturas y nuevas incorporaciones a esa lista intermin...

Subscribe