¡PERO YO TE QUIERO!

9:47:00

Hace unas semanas hablábamos de cuando nos encontramos en la difícil tarea de rechazar a alguien. Hoy… vamos a hablar de cuando somos rechazados.


Ese momento en el que tu corazón, sin saber cómo ni por que empieza a latir como un potrillo desbocado cada vez que ve a esa persona o esa persona les escribe. Si vuestro corazón se vuelve loco cada vez que piensas en el (si te ocurre sin pensar en nadie especia, ves al médico) querida o querido… estáis jodido.
Ya no solo por el hecho de que te pueda gustar alguien. Que ya es decir, si no porque puede que esa persona no sienta nada por ti… y eso duele, duele mucho.
Duele si te rechazan, si como hablábamos la otra semana, esa persona no siente lo mismo por ti.
Puede a ver dos casos. Que cuando intentemos dar ese pequeño gran paso, nos quedemos atascados en la temida Friend zone… o por el contrario que esa persona salga huyendo cual gacela perseguida por un león.
La friend zone es como el purgatorio. Tierra de nadie en la que tu corazón enamorado tiene que vivir día tras día como si nada hubiese pasado, manteniendo esa amistad con la persona por la que le hace latir día tras día. Sabiendo esa persona lo que tu sientes por él. Pero… sin que ese amor sea correspondido.

Por qué estar en maldita Friend zone, es duro. Pero es más duro cuando ni si quiera estas en esa friend zone. Cuando esa persona es mejor que un mago y desaparece sin dejar rastro.
Eso queridos míos es más difícil de sobre llevar, sobre todo cuando hacen ese truco de escapismo sin ni siquiera decir adiós, sin ni siquiera dar una explicación. Eso creo que es lo más duro de todo. Ese dia que tu te armas de valor y decides exponer todo lo sientes y esa persona coge todo lo que tu estas diciendo hace con ello una pelota y la manda lejos… muy lejos.

Yo desde aquí solo puedo hablar de la experiencia femenina, desde la masculina no puedo, pero me imagino que será igual de duro, igual de difícil.
Es difícil en ambas situaciones, duele que ese amor no sea correspondido, que tus sueños y esperanzas de que esa persona pudiera profesar el mismo amor por ti se vean rotas y echas pedazos en un solo instante. Pero la vida es así de dura, real y cruel. Puede que en ese momento no lo veáis, pero al final ese dolor pasara. Puede que después de cantidades indecentes de azúcar… pero pasara.
Así que en estas ocasiones en las que estéis o no en la fríen zone, hayáis metido o no la pata hasta el fondo, o esa persona por la que vuestro corazón late con fuerza a desaparecido sin decir adiós, tenéis dos opciones.
Opción 1: ir buscando como deshaceros de un cadáver en la zona en la que vivís y veros todas las temporadas de crímenes imperfectos para que no os pillen.

Opción 2: Llamar a vuestro mejor amigo, ese que os aviso de que lo estabais haciendo mal, ese que pese a que sabe que lleva razón te va a dejar llorar sobre su hombro. Llamar a ese amigo, comprar un cargamento de pizza y azúcar y poneros un maratón series y películas, en las que podéis añadir YO ANTES DE TI, La teoría del todo; todas las temporadas de anatomía de grey y demás series lacrimógenas… ya que vais a llorar… que sea por algo más que por alguien que no se merece vuestras lágrimas.


You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Entrada destacada

NOVEDADES LITERARIAS ROMÁNTICAS (III)

Se acerca el final de febrero y con ello un nuevo mes y nuevas novedades, nuevas lecturas y nuevas incorporaciones a esa lista intermin...

Subscribe